21.7.10

De la textura de los sueños


Ese sentimiento penoso, extraño, o cómico, de que ya sabemos algo, la nieve va a caer (pero no es nieve), no podremos decir lo que haría falta (no tenemos voz), es el árbol que nos impide pasar (peor, pensar), etcétera, etcétera, etcétera. Hay que aceptar las reglas del juego sabiendo que no tienen nada de reglas; no tenemos otra opción que hundir los pies en el barro y caminar; sabemos que tenemos un derecho a réplica, pero es uno de esos derechos hipotéticos, que están allá en una alacena de la memoria, demasiado altos o demasiado lejos, es la forma rígida de un derecho, nadando en un mar de barro, es un la idea burocrática de un derecho, pero a nadie se le ocurre que puede realmente ejercerlo. Llegamos tarde y nos perdimos en el escenario. Esperamos el telón con paciencia, transpirando lo menos posible.


Aucun commentaire: